LOS JUEVES SON MIOS

Cary Grant enciende un cigarrillo a una Dama 
Me encanta estar de vacaciones. Deseando que lleguen esos días, que para el que suscribe suelen ser frecuentes, para poder vestirme mis mejores trajes su misura, y una buena corbata bien anudada. volver a calzarme esos zapatos que llevan conmigo más de doce años, y los muchos más que le quedan, echarme por encima el pesado abrigo al que subiré sus solapas para protegerme el cuello. Anudar uno de mis pañuelos de seda, y enfundarme los guantes de piel, o simplemente llevarlos cogidos estratégicamente con la mano izquierda. Y salir a la calle, que se yo. A comprar el pan, a recoger los niños al colegio, qué se yo. A lo que sea menester.
Y es que es en vacaciones cuando me puedo permitir transmitir, con total tranquilidad, mi personalidad a la hora de vestir. La elegancia, es el simple hecho de saber estar en cualquier circunstancia y con las personas que toque en cada momento, sin desentonar. Y ya está demostrado que ni tan siquiera los banqueros ya van vestidos como debieran, ya nada es lo que era.
El Hombre, con mayúsculas, dicen está desvirtuado. Yo lo catalogaría como desAparecido. Pocos encuentras por la calle, cuando te cruzas con ellos, se intercambian las miradas, se repasa toda la esencia y se atisba una ligera mueca en ambos individuos, muecas de aprobación. Muecas de, “este es de los míos” y sigues hacia delante, por que un Hombre no se detiene para añorar un presente pasado. Sabiendo que tardará en encontrase con otro especimen igual a el. Por que todo está ya desvirtuado.
Ahora dicen que el nuevo hombre es sensible, que está a la última, que utiliza los medios que tiene alrededor que es, que es … que no es diría yo. En realidad, ya no es nada.

 no conozco otro camino en esta vida diferente

Señoritas y Damas, mis Ladies, si me permiten, les acompañaré cada jueves desde este pequeño apartado que me dejan invadir. Desearía desde mi humilde punto de vista, mostrarles un poco del universo masculino que tanto amamos los Hombres. Cómo vestir para cada ocasión, como acompañar a una Señorita sin desentonar ni parecer ridículo: La actitud para afrontar los pequeños problemas diarios, sin morir en el intento, cuidados personales y materiales. Vida social, protocolo, relaciones, y un largo etcétera de este mundo varonil que tanta falta hace conocer.
En definitiva estas entradas irán dirigidas para los Caballeros, pero seamos francos, hay una intención en que sean Ustedes, mis apreciadas Ladies quienes absorverán estos consejos y se los trasladarán a sus Hombres. O por lo menos, eso espero.
De lo que si estoy seguro es que no esperen encontrar consejos sobre que corbata llevar con una camisa negra para la boda de turno, ni que idealicemos los tejanos con bolsillos por las rodillas que las publicaciones “masculinas” dicen estar de moda. O qué tipo de cresta llevar en la cabeza o cuán alto tienen que estar el pelo engominado.
Si Adastasia, a quien doy gracias anticipadas ve bien publicar esta entrada de salutación y “mis Ladies” me dan su bendición, nos veremos por aquí cada jueves. Espero su aceptación y ojalá, la Amistad de sus Señores.
Nos vemos el próximo jueves, si así lo desean.

A más ver.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: