LJSM – UN HOMBRE SE VISTE POR LOS PIES

Mis Ladies.

Todos hemos escuchado desde pequeños, que “un Hombre se viste por los pies”, claro, y cuando llegamos a adultos, se nos olvida por completo.

Y es que para comenzar esta serie del vestir del hombre elegante, lo vamos a hacer por donde siempre nos indicaron, por los pies.

Como somos hombres, y nos gusta ir al grano, procedemos.

Un básico en el armario de Caballero, el zapato. Pero no uno cualquiera, no, lo llamaremos, el zapato. Y no es otro que el Oxford, porqué, porque  su tradición se remonta a 1830, porque ya puedes vestir como desees que siempre acertarás, y porque un Oxford es un Oxford.

Fácil de reconocer, aunque en muchas zapaterías cuando dices Oxford a las dependientas les da un nosequé, pues llevan dos palas laterales cosida “prusiana” bajo la parte delantera y en tres variantes. Los lisossemi-brogue y full-brogue. Esto es, la cantidad de agujeritos que tenga.
Full-brogue, muchos agujeros, semi-brogue menos que el full y los lisos, tan sólo un agujero en la punta, y ya está.

Tomen nota, cuantos menos agujeros, más elegantes o mejor dicho, se puede utilizar para más etiqueta. El liso es ideal para el chaqué y si además es de charol, para el esmoquin o el frac.

El estilo del portador se verá al elegir el color de los mismos. Los más puritanos ingleses, se decantarán por los tradicionales de color negro, pero nosotros, mediterráneos con estilo nos decantamos por los marrones tipo cognac, burdeos o chocolate.

Y ya está, sencillo, ¿no?. Un traje mediocre lucirá como un señor traje con unos Oxford, recuerden la cantidad de agujeritos. Pero NUNCA, nunca se lleva un traje con unos mocasines o cualquier otro tipo de zapatos, cosa que se ve a diario y es perjudicial para la vista. Fuera inventos, los experimentos … pues eso, con gaseosa. Como mucho se permite para un traje, si no se llevan Oxford es el calzado tipo derby o de hebillas, y punto.

Hasta con unos tejanos son idóneos, ¿qué más falta para que termine de convencerlas mis Ladies? Y me dirán Uds., el precio.

Los hay tranquilamente entre 60 y 100€, y los hay “buenos” que tranquilamente triplican el precio final de los “normales” pero son una inversión. Y es que con el calzado de Caballero, si son bien cuidados y se miman como debe ser pueden durar tranquilamente un par de décadas, y supongamos que somos de una media de utilización que desgastamos las suelas cada 5 años. Hagamos números:

350€ zapatos + (3 cambios de suela a 30€/c.c.) 90€

Tenemos unos zapatos por unos 22€ al año, elegantes, que se pueden utilizar en cualquier ocasión y que van a conseguir un efecto en su marido que el resto de señores envidiará.

A que es buena elección.

Les dejo unas cuantas imágenes de los mismo.

Hasta el próximo jueves.

A más ver.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: